Noticias

Romper con la filosofía de la empresa

En primer lugar, tendrá que averiguar si realmente puede manejar su departamento, ejecutar las actividades necesarias o gestionar los viajes de trabajo si labora en un horario más flexible.

Si la respuesta es un no absoluto, averigüe cómo puede recortar sus responsabilidades de gestión antes de acercarse a su jefe para solicitarle un entorno de trabajo flexible o diferente.

De esa manera tendrá un plan en marcha para que su control sobre los empleados o clientes no se vea disminuido, simplemente porque todos los martes hay que cortar antes de tiempo para que usted pueda cenar con su familia.

La clave es tener un plan de gestión ya dispuesto tanto para su tiempo como de sus responsabilidades en el trabajo antes de pedir cualquier tipo de cambio a los supervisores.

Ese podría ser el comienzo del mayor desafío de liderazgo de todos, ya que puede dar lugar a algunas conversaciones difíciles. “Es una cuestión de si usted está dispuesto a tomar el riesgo de romper con la filosofía de la empresa”, dijo Brott .

“Es difícil ser realmente eficiente, tanto en la crianza como en el trabajo sin plantearse que hay que aprender formas novedosas de hacer lo mismo”.

Después de que Gilmor dejó su trabajo para pasar más tiempo con su hijo, se dio cuenta de que había estado perdiendo algunas alegrías simples.

Como su propio empleador, ahora puede organizar su tiempo para asegurarse de estar en la parada de autobús cada mañana mientras sigue respondiendo a las necesidades de sus clientes.

Por ejemplo, recientemente Gilmor respondió una llamada de un periodista en busca de una entrevista con Sharapova mientras llevaba a su hijo a la clase de karate, algo que no podría haber hecho hace cuatro años.

La lección para los gerentes en el mundo empresarial: encuentre la manera de equilibrar su papel como jefe y como padre antes de que esos dos mundos se vuelvan difíciles de controlar.