Consejos para promover el éxito en tu hijo durante la crianza

exitos durante la crianza

Como padres puede ser preocupante y hasta frustrante que su hijo, de poco recorrido en este mundo, deba padecer algunos de los duros sucesos de nuestra realidad y fracasen en el intento. Es un deber acompañarlos y guiarlos en el proceso para superarlos, pero para convencerlos de seguir apuntando a lo más alto.

Es difícil explicarle a un hijo de corta edad cómo lidiar con el fracaso. En especial debido a que es un elemento inherente a la vida y fijo en la vida de cada uno de los individuos del planeta. Sin embargo, una de las mejores acciones que podemos realizar como padres es incentivar a nuestros hijos a perseguir el éxito al igual que saber controlar las emociones y pensamientos cuando no es posible.

Esta no es una situación ajena para los padres de familia, en cierta medida, es un elemento que nosotros también debemos saber buscar y neutralizar, ya que lograr educar y formar a nuestros hijos se mide con esta vara. Por este motivo es fundamental nuestro manejo en situaciones en las que naturalmente fallamos y cortar ese instinto natural en la que prevalece los elementos negativos sobre los positivos

Al niño, como al adulto, le hace falta y desea el éxito, ya que ningún individuo quiere que su vida sea un continuo fracaso. Este sentimiento explica muchas de las posibles malas reacciones de nuestros hijos. Debemos procurar hacernos partícipes de sus pequeños y grandes logros y tratarlos con la delicadeza que merecen.

Con base en la anterior, en esta oportunidad proponemos los siguientes consejos que se adaptan a diferentes estilos de crianza, y promueve la búsqueda del éxito reforzando también su faceta psicológica.

  • Tenlos en cuenta en serio siempre, pues ellos lo notan.
  • Enseña mediante el ejemplo con naturalidad: evita burlarte de las debilidades y falencias del niño. En su lugar, alaba y refuerza sus logros. Por cada corrección, refuerza sus logros cinco veces más.
  • Hay que saber pedir perdón y dar las gracias. Esto promueve y ejemplifica un buen trato empático con todos los que nos rodean.
  • Los abuelos representan una gran fuente de estimulación e información para los niños gracias a su experiencia y aprendizajes de largo recorrido.
  • Es positivo el contacto entre bebés, sin dejarles solos.
  • Es crucial que se les hable correctamente, sin reírse de su mala locución y explicándoles cómo se dicen ciertas cosas en caso de que cometan un error. El mejor enriquecimiento lingüístico lo recibe el niño mediante la conversación familiar. Una buena guía desde temprana edad evitará que desarrollen manías y sean más fáciles de erradicar en el futuro.
  • Hay que estar atentos a los enfados y celos de los niños. Normalmente estos pueden ser dejados atrás y superados con alegría, naturalidad y trato personalizado que brindan sus padres.
  • Estimula su valentía en distintos lugares que frecuenten ya sea en el parque infantil, en los paseos por el bosque y los campos. Invítalos a atreverse a diferentes y nuevas acciones que no los pongan en riesgo y que las enfrenten con coraje.
  • No te/los preocupes de que hayan hecho algo mal. Con perseverancia, ya lo perfeccionarán en algún momento.

 

Un arranque a tiempo y a temprana edad ayudará a identificar puntos débiles o por mejorar y habrá más oportunidades para sortearlos. También es necesario tener una estrategia coherente, sólida y conjunta entre madre y padre. Finalmente, no hay que enfadarse en un principio ante las adversidades, pues los rasgos psicológicos, la personalidad y el carácter se van a ir fortaleciendo poco a poco y con constancia y convencimiento se alcanzarán en algún momento.

Categorías :
Compartir :
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta